1

Macarena Martínez-Echevarría
Fundadora y cabeza creativa, Licenciada en Derecho y Máster de Finanzas en el IEB, alma y esencia de Verderón, ha desarrollado un gusto por la moda y la decoración que ha querido desarrollar en el ámbito de los eventos y en especial las bodas. Con gran sensibilidad por los detalles y el trabajo bien acabado, ha conseguido forjar una empresa en la que cada rincón está impregnado de calidad. Es de esas personas que pone el alma en todo lo que hace. Incansable profesional, madre, trabajadora y repleta de detalles, harán que tu vida no quede indiferente.

Además de un equipo que nos respalda y que nos ayuda a lograr que cada evento salga a la perfección, poniendo como ingredientes principales: cariño, dedicación y profesionalidad.

Imagen3

Miriam Martínez
Responsable de Comunicación: licenciada en Publicidad y Relaciones públicas y con un Máster Ejecutivo en Dirección y Gestión de Empresas de Moda, ha forjado su vida en el conocimiento de las herramientas comunicativas.Especializada en el marketing  y en la comunicación online es quien consigue trasmitir la esencia de Verderón en formato 3.0. Creativa, incansable y motivadora, consigue meterse hasta el más pequeño rincón de tu vida, para que conviertas Verderón en uno de tus “must” a la hora de montar tu boda, evento, celebración o sorpresa.

“Porque la vida está llena de sorpresas y Verderón sabe como sacarlas a relucir.”

NUESTRA ESENCIA

En un mundo en el que el “para siempre” se ve amenazado, luchamos para que sea una realidad que llevemos por bandera.

  • Nunca es tarde para amar: esa capacidad que mueve el mundo y todos sus engranajes.
  • Nunca es tarde para soñar: te permite ilusionar tus potenciales más asombrosos y tus facultades más ingeniosas.
  • Nunca es demasiado tarde para conseguirlo ¡Lo hice porque no sabíamos que era imposible!
  • Nunca se es demasiado tarde para creer en esas personas o ideas que necesitas siempre para llegar muy alto.
  • Nunca es demasiado tarde para cambiar el mundo….

Porque nunca se es demasiado tarde para creer en el “para siempre”, hasta que la muerte me separe de este mundo: amo, vivo, creo y me entrego para siempre, siempre, siempre, (y aprovéchalo, porque para quien ama, no es tanto tiempo…)